Los números con antigüedad mayor de un año son de libre acceso.






Desde el Comité Editorial

Queridos lectores: hemos llegado felizmente a 2020, un año que nos llena de alegría a todos los que conformamos el Comité Editorial de Ciencia, pero que también nos sume en una gran incertidumbre. Alegría, porque nuestra querida revista cumplirá, al publicarse su próximo número, 80 años de llevar infatigablemente sus dosis de ciencia a la sociedad mexicana, con lo cual contribuye a hacerla cada vez más madura. Incertidumbre, porque paradójicamente, al llegar a sus 80 años de vida, nuestra revista, por razones que nos resultan del todo incomprensibles, muy probablemente dejará de existir o al menos pasará de ser una revista
multipremiada y apreciada por su presentación y contenidos a una publicación electrónica en la que con un pobre diseño y una corrección mínima de estilo dé cuenta de lo que nuestros autores se atrevan a publicar en ella. La razón de esto es que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la agencia gubernamental supuestamente encargada de promover la ciencia en México, le ha retirado a la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), inexplicablemente, desde prácticamente el inicio de esta administración, el subsidio que hacía
posible la publicación de Ciencia. Ahora ha quedado en manos de mecenas generosos, cuya ayuda se agradece explícitamente en la página legal de los últimos números publicados.

Descargar artículo completo